6 diciembre: Recordando la Masacre de Montreal

Durante 45 minutos el 6 diciembre 1989, un enfurecido hombre armado recorrió los pasillos de la Escuela Politécnica de Montreal y mató a 14 mujeres con su rifle calibre .22. Marc Lepine, de 25 años, separó a los hombres de las mujeres yantes de abrir fuego en el salón de estudiantes de ingeniería mujeres, gritó “Odio a las feministas.” La Masacre de Montreal se convirtió casi de inmediato en un momento de galvanización en lo cual el duelo se transformó en indignación ante toda forma de violencia contra las mujeres.

22 años después, las mujeres de IANSA en todas partes del mundo siguen haciendo campaña para eliminar la violencia armada contra las mujeres como parte de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género.

En Canadá, el mantenimiento de registros sobre las armas ligeras está en resiego. En octubre de este año, el gobierno de Canadá propuso el “Bill C-19,” una ley que apunta a terminar con el registro obligatorio de las “armas de fuego no-restringidos.” Esta categoría de armas incluye rifles y escopetas como el Ruger Mini-14 que se utilizó en la Masacre de Montreal.

Una amplia coalición de organizaciones y organismos del sector publico, incluidas las organizaciones médicas, la policía, los refugios para mujeres, los sobrevivientes y miembros de IANSA Colation for Gun Control y Project Ploughshares, están haciendo campaña para evitar que el proyecto de ley seaaprobado como ley. Dicen que “Las modificaciones contenidas en Bill C-19 peligrará la vida de los canadienses.”

Suzanne Laplante-Edward, madre de Anne-Marie, una de las victimas de la Masacre de Montreal, compartió una nota personal a continuación.

Carta

Por Suzanne Laplante-Edward

Madre de una víctima de la Masacre de Montreal

29 noviembre 2011

El 6 diciembre 1989, un hombre disgustado por el ingreso de mujeres a la profesión de ingeniería entró a la Escuela Politécnica, la facultad de ingeniería de la Universidad de Montreal en Canadá, con un arma semiautomática legalmente adquirida. Separó a los hombres de las mujeres y les disparó a 28 personas,matando a 14 mujeres jóvenes—incluyendo a mi hija. La tragedia fue elcatalizador que llevó a mayores controles de armas de fuego en Canadá con la Ley Armas de Fuego promulgada en 1995, que nosotros, las familias de las victimas, consideramos como un legado importante a la memoria de las hijas que perdíamos ese día. Parte de los requisitos de la Ley de Armas de Fuego son licencias renovables con fotos para la compra de armas de fuego y municiones, y la obligación de registrar todos los fusiles y escopetas sin restricciones. El registro de armas largas ha demostrado ser de gran valor no solo en la reducción de homicidios con armas de fuego sino también en ayudar a la policía tomar medidas preventivas y en la realización de investigaciones criminales.

Sin embargo, Canadá reciéntemente eligió un gobierno de mayoría conservadora. El gobierno presentó Bill C-19 el 25 octubre que no sólo se propone eliminar la obligación de registrar armas largas (rifles y escopetas) pero también planea destruir todos los registros existentes (de 1.7 millones de armas de fuego). Incluso se hace optativo para los concesionarios o personas que venden armas largas comprobar si el posible comprador en realidad posee una licencia válida. Esto no solo dificultará la capacidad de la policía para rastrear armas usadas en crímenes, sino que también permitirá a las personas a comprar un numero ilimitado de armas de fuego tales como el arma de estilo militar Ruger Mini-14 utilizado para matar a mi hija en 1989 (y en otra masacre este año en Noruega) sin llamar a la atención de las autoridades. La capacidad de Canadá para cumplir con los acuerdos internacionales para reducir el tráfico ilícito de armas ligerasva a ser irremediablemente comprometida por este proyecto de ley mal concebida.

Suzanne Laplante-Edward, Montreal, Quebec

http://www.guncontrol.ca/English/Home/Home.htm